jueves, 31 de octubre de 2019

Blog despropósto...

... por no repetir "en el olvido", y cómo reconducir el mensaje.

Y es que no se puede ser bloguero y escribir sin una estructura temporal, cuando me apetece, o cuando me acuerdo, o cuando tenga tiempo. Debe ser una dedicación continua, como cualquier otra labor de la vida. Y esto hace que me plantee si debería cerrar ya este sinsentido, que no tiene por donde cogerlo, y dedicar estos minutos perdidos en algo improductivo y transformarlos en algo que me van a venir bien para terminar mi carrera, estudiar en vez de escribir. Qué sencillo.

Pero pensándolo bien, he obtenido cien visitas (excluidas las cuarenta y tantas que haya hecho yo clic para editar). No se si serán cien personas, o una que ha saturado su navegador y por un virus ha entrado cien veces en el blog por error, o algo así. He llegado a alguien, a algunas personas que se han interesado por lo que escribo, hayan o no terminado de leer todo. Así se crean lo que ahora llaman los "influencers", que en castellano queda muy fea la palabra.

He de aclarar que yo no quiero ser un influenciador social. Sólo quiero ser una herramienta de ayuda a los nuevos estudiantes de derecho, sobre todo del ámbito sanitario, que tan perdidos nos hayamos cuando iniciamos esta aventura, y más en la UNED, donde te encuentras solo durante muchas horas, junto a un cargado café y unos libros a veces incomprensibles, a veces excesivamente extensos. Y es aquí cuando vuelvo a pensar si este blog merece una periodicidad, si sólo son consejos y vivencias para que otros se puedan sentir identificados y menos solos... no es como un blog de moda que necesita actualizarse cada poco, o de recetas, ya que comer siempre lo mismo debe ser muy aburrido. Esto es otra cosa, y puede que haya inventado un nuevo modelo de blog.

Que me perdone Arturo Pérez-Reverte si no consigo su nivel de dialéctica y expresión escrita, pero es que a mi me hicieron de ciencias de pequeño que es cuando mejor se aprenden las cosas, y de escribir, hacía poco. Ahora sí estoy retomando la escritura más con estos textos, y además con los exámenes de Derecho, que muchos son de redactar, o más bien de soltar todo lo que se te ocurra en el examen frenando los nervios para no mezclar asignaturas, algo difícil con nuestro sistema de memorización, y que los profesores puedan calificar óptimamente y no reírse de uno que ponga que un examen de Derecho Constitucional que "Las leyes fundamentales del Estado" están en vigor en la ley 39/2015 de procedimiento administrativo común, y que en caso de juicio el tribunal competente son los de la Sala 1 del TC, sala de lo Civil, ahí a lo loco...

Y hablando de este buen señor, que sinceramente no he tenido tiempo para leerle, porque yo soy más de leer a gente rara que a famosos y conocidos, he recordado una conversación que tuve con una querida compañera del hospital, y no obstante amiga, sobre este blog. Y es que supongo que los que me leen son desconocidos y mi círculo creo que no saben ni que tengo esta afición. Ella es la única que lo sabe. Y os voy a hablar un poco de ella porque me gusta andarme por las ramas a veces y ahora es un buen momento.

¿Habéis conocido a alguien que disfrute realmente de su trabajo? ¿Alguien que gaste su tiempo libre en preparar cosas para que su profesión se desarrolle, sin recibir a cambio nada más que satisfacción, y algún que otro crédito de esos que sirven para poco? Pues yo tengo el placer de conocerla. La admiro y la envidio. Es capaz de empezar algo e ir hasta el final para terminarlo, y luchar por dar, por lo menos, el 90% de su esfuerzo para conseguir su meta. No hablo de sueños o de cosas inalcanzables, si no del día a día, de lo que realizamos y vivimos a diario, las metas a corto plazo que nos ponemos.

Y, ¿ a qué viene esto? Que este blog, empezó con mucha ilusión, como todo lo que hago, pero por pereza o dejadez, no ha continuado como quería. Y tras hablarlo con ella, me ha dado la motivación necesaria para continuar y volver a retomar algo que en el fondo, me gusta: escribir. Aunque sea para decir poco o nada, aunque sea para motivar a otros a que lo hagan, o simplemente entretenerles. O para dejar una huella en internet, que hoy por hoy es la mejor manera de decir algo al mundo.

Os dejo con esta reflexión. Y os aconsejo que siempre tengáis a alguien cerca que os motive tanto como mi amiga lo hace conmigo, sin darse cuenta.

Hasta la próxima futuros abogados.

jueves, 22 de agosto de 2019

Blog en el olvido...

Y pasó un año estudiando tanto, y siguió otro con oposiciones de enfermería que hasta olvidé que tenía un blog, y es que es el tercero que intento hacer y no consigo... no me voy a hacer famoso escribiendo mis memorias, porque ni si quiera recuerdo que tengo memorias... qué lástima...

Pues bien, a las 2 de la madrugada, desde mi querida Unidad de Cuidados Intensivos (en adelante UCI), decidiendo cuáles son las asignaturas a las que me voy a enfrentar desde que inicié esta ardua carrera, pero bastante gratificante a la vez. Y es que 10 horas dan para mucho cuando se tienen pocos pacientes a los que atender, porque claro, en agosto debe ser que nadie se pone malo, o que las UCIs de otras comunidades deben estar saturaditas como nosotros en invierno, y al dar para tanto pues aprovechamos para sacar apuntes, decidir las asignaturas que vienen bien, o las que hay que quitarse ya, o las que tienen las tutorías juntitas (ese es mi criterio para matricularme), y así se pasan mejor.

Pero bueno vayamos al lío, que me enrollo como las persianas. Y es que como ya he dicho, voy a retomar esto para escribir un poco de mi historia en Google, y hoy toca elegir asignaturas para continuar aprobando créditos, que por cierto son más caros que antes, menos mal que tenemos gobierno progresista, pero eso es otro tema que ya hablaré porque me tiene indignado.

Y bien, ya tengo casi todo primero terminado. Sólo me falta historia del derecho (que pensaréis que cómo no me la he quitado antes, y yo también lo pienso, pero mejor en el tercer año que no al final), y su "continuación", Cultura Europea. Y es que yo soy así, de ir dejando los tostonazos para el final. Y mezclar asignaturas de cursos distintos, Romano y Fundamentos Clásicos  lo dejé para el segundo año en vez de hacerlo de primeras... cosas de la experiencia nefasta con Historia de la Enfermería y Fundamentos de Enfermería, tostones máximos allá donde los haya. Y claro, yo el primer año no podía permitirme desilusionarme si quería avanzar.

Pues bien, con esas dos, cuando las apruebe, termino todo primero. Y además he cogido Penal, que es anual, y las cuatrimestrales Economía Política y Hacienda Pública. Con ello sólo me faltaría Financiero y Tributario para terminar todo segundo. A ver que tal se dan.

En mi cambalache de asignaturas, alguna cogida por error en la matrícula ( no preguntéis cómo fue ), tengo aprobadísimas, de tercero Procesal Civil, que por cierto me encantó y estoy por volver a cursarla, aunque sea sólo ir a las tutorías de Manuel Martínez, y de cuarto Filosofía del Derecho ( me aconsejó personalmente Ana María Marcos, la profesora a la cual agradezco muchísimo el detalle, que me matriculara porque iba a cambiar (y ya ha cambiado) la metodología de la asignatura y así me la quitaba teniendo frescos los conocimientos de teoría del derecho ) y Derecho a la protección social, otra bonita asignatura.

Bueno deseadme suerte, que ahora me voy de vacaciones a descansar y a empezar a leer los nuevos temarios. En cuanto vuelva retomaré más a fondo el blog y os contaré qué tal la vuelta a mi centro asociado, mi querido Instituto de Estudios Fiscales, UNED.

Un saludito.

lunes, 6 de marzo de 2017

Exámenes de Febrero... o cómo morir esperando las notas.

Lo buenísimo de la UNED es que te puedes sacar la carrera desde casa, aunque debas ir a hacer los exámenes a algún centro asociado, pero al ser exámenes oficiales, con el justificante que te dan es suficiente para poder faltar a trabajar y pasar una mañana exponiendo tus conocimientos en un frío papel, con mucha gente que no conoces y que están más o menos nerviosos que tú.

Hasta ahí todo bien. Estudias, preparas el examen, lo realizas.... y, ¿luego qué?

Si eres de los que no tienen paciencia para... en general nada, no vengas a la UNED a esperar tus notas como se haría en la presencial. Imaginad el volumen de alumnos que debe haber, en toda España y parte del extranjero (frase hecha, pero real, ya que hay alumnos fuera de nuestra querida patria que cursan estudios en la UNED) y que hay un ratio bastante alto de alumnos por profesor, según una de mis profesoras del IEF. Por lo que no debe ser fácil tener que corregir ... no se... ¿4000 exámenes?¿5000 exámenes?

Muchos de vosotros pensaréis... ¡ Para eso les pagan ! ¡ Están acostumbrados a ello ! ... eso pensaba yo también, pero recordad los que trabajéis, tengáis cierta experiencia, y sobre todo cara al público, que a veces, por más que nos esforcemos, no damos a basto, llámense recortes, llámense  sobrecarga, etc.

La buena noticia para los alumnos ( mala pensarán los correctores ) es que hay fechas límite, en este caso este mes de marzo, el  día 7, y en junio tres cuartas de lo mismo.

La mala noticia es que, como buenos españoles, dejando para mañana lo que podamos hacer hoy, a fecha de 6 de marzo, de mis cuatro exámenes solo tengo la nota de uno, desde hace 5 días. Aunque tengo que decir que sí que hay muchos compañeros que ya las tienen todas. Hay que recordar que los exámenes de tipo test se corrigen en un ratito, mientras que los de desarrollo... a veces nos enrollamos demasiado...

Bueno, pues mucha suerte a los que, como a mi, tengan notas por saber, enhorabuena a los aprobados, y a los suspensos... dadle duro para el siguiente que será el vuestro.

¡¡Un saludito!!